Elaboración de cuestionarios

Es necesario escoger preguntas apropiadas, para conducir a los estudiantes hacia discusiones productivas y desencadenar respuestas que inviten a la reflexión. La estrategia pedagógica de formulación de preguntas consiste en la habilidad de enunciar cuestiones desafiantes y de profundidad analítica, que demanden destrezas cognitivas superiores, tales como el análisis, la síntesis y la evaluación. Al plantear preguntas desafiantes, requerimos del estudiante que explore ideas y aplique nuevo conocimiento a otras situaciones.

Con el empleo de distintas modalidades en la formulación de preguntas, les permitimos a los estudiantes pensar de maneras diferentes y únicas. En el núcleo de un aula basada en el aprendizaje por proyectos, se encuentran las preguntas esenciales y las preguntas orientadoras del plan de unidad. Estas preguntas se exponen al inicio de una unidad de estudio, y los estudiantes las exploran de manera recurrente durante todo el proceso. 

Las preguntas que requieren de los estudiantes la defensa o explicación de sus posiciones, son preguntas abiertas. Las preguntas cerradas son limitantes, y permiten que uno o dos estudiantes las contesten, ya sea correcta o incorrectamente. Las preguntas abiertas son de indagación y análisis, y estimulan a los estudiantes a pensar en torno a varias nociones. No hay solo una respuesta correcta para ellas. Al plantear preguntas abiertas a un grupo de estudiantes, la cantidad de ideas y respuestas resultan ilimitadas. Las preguntas abiertas:

– Les dicen a los estudiantes qué es valioso y qué es importante

– Evocan una variedad de respuestas

– Implican la comunicación del docente y del estudiante  

– Agitan la discusión y el debate en el aula

La formulación efectiva de preguntas involucra tanto al docente como al estudiante. Es importante que el docente dé un tiempo de espera antes de solicitar respuestas. El tiempo de espera se define como el lapso entre la pregunta iniciada por el docente y la siguiente respuesta verbal dada por un estudiante. Esto brinda a los estudiantes la oportunidad de reflexionar y pensar antes de hablar. Resulta también imperativo admitir muchas ideas y nociones por estudiante, en lugar de solo un par. Si el tiempo lo impide, estos estudiantes deben disponer de sitios adonde ir, tales como un cuaderno para registrar las ideas que puedan discutirse posteriormente.  

Las preguntas no deben estar en negativo. No se debe abreviar
Hay que ser sutil para cambiar de una sección a otra.
La formulación correcta de una pregunta es una tarea muy difícil, mucho más de lo que una persona que nunca ha diseñado un cuestionario puede imaginarse. Hay que hacerlo con cuidado
Este tipo de preguntas siempre comienzan con un quien, que, donde, cuando, como o porque; y juegan un papel muy importante para conseguir información

Esta entrada fue publicada en Elaboración de cuestionarios. Guarda el enlace permanente.