Niños y Adolescentes – Parte II

NIÑOS ESPECIALES

    EL NIÑO CON CAPACIDADES DIFERENTES. 
   Al pensar en escribir sobre este tema tuve serias dudas en hacerlo, pues creo que no debería representar ningún problema la inclusión de un niño con capacidades diferentes o disminuidas, en un grupo cristiano. Pero la observación de la realidad me demuestra que aún algunos adultos encargados de la educación cristiana, no están lo suficientemente concientes de la importancia del tema. La educación integrada de todos los niños es un primer paso esencial para cambiar actitudes discriminatorias de la sociedad en general y de nuestros propios niños. A veces creemos que sacrificamos a otros niños al obligarles a compartir actividades con niños diferentes, pero creo (y la experiencia me lo dice) que todos salen ganando al final. ¿Quién puede medir el grado de riqueza interior que podemos obtener al ejercitar paciencia, al aprender a valorar los progresos, por pequeños que sean, en nuestro compañero discapacitado? Tampoco sabemos a quién nos va a tocar tratar de cerca en la vida con personas así, y por tanto es bueno estar preparados, aunque sea mínimamente. Yo defiendo la integración escolar y defiendo la integración en todo tipo de actividades. Desde el punto de vista del niño discapacitado, el integrarse, aunque tenga escollos que vencer, va a ser un logro tal que en sí solo ya es un triunfo. Pero atendiendo a los aspectos prácticos de la integración, sabemos que se pueden presentar las más variadas situaciones. Desde el hiperactivo hasta el insatisfecho, pasando por el que  creemos no entiende nuestras expresiones o nuestro lenguaje, el educador debe tener sumo tacto y sabiduría para no perder ninguno de estos pequeños. Estudiando la Palabra de Dios advertí que en ningún momento en que se alude a personas en general o a niños en particular, se les trata diferente. Por el contrario, se alimenta claramente la idea de que los más necesitados deben ser los más favorecidos. Y esa base cristiana debemos aplicar nosotros cada día con los niños que tenemos en nuestras manos.

ANTE EL NIÑO HIPERACTIVO.
El niño que se mueve constantemente, lo hace por una necesidad interior de descargar su energía. Para que esa actitud no sea tan perjudicial para sus compañeros, en cuanto a distracción se refiere, empleemos esa energía a favor del grupo: ese hiperactivo será el que entregue las hojas, recoja los lápices, cierre la puerta, sostenga las láminas o cualquier otra tarea en la que nos ayude y se sienta útil.

EL NIÑO CONVERSADOR
No siempre debemos hacerlo callar. Si eso sucede se sentirá frustrado e intentará llamar la atención hablando aún sin permiso. Deberemos propiciar ocasiones en las que le demos la palabra y lo dejemos hablar sobre lo que él sabe de la lección, lo que sucedió en su casa, etc. a fin de que ese niño conversador sienta que a él también se le escucha y que luego vendrá el turno de escuchar a otro. Otra alternativa que se puede emplear simultáneamente es la charla en privado con él. Sin amenazas, será conveniente tratar de conocerlo, de saber que sucede en su vida y en sus sentimientos y a la vez permitirle que conozca al educador. Seguramente ahorraremos mucho tiempo y esfuerzo si le damos pistas de nuestros sentimientos hacia él y hacia todo el grupo, dejarle ver cómo nos sentimos nosotros frente a sus actitudes y darle a conocer el valor del respeto mutuo.

ANTE EL NIÑO QUE MOLESTA A OTROS
Todos deben saber que hay límites que debemos respetar. Nadie tiene derecho a molestar a otros y nadie tiene por qué soportar ser molestado. Claro que estas reglas las podemos entender si estamos en un claro estado mental y no nublados por emociones tales como la ira, el enojo, etc. Con esto queremos decir que en la mayoría de los casos, los niños reaccionan favorablemente si los llamamos aparte de los demás y les hablamos con franqueza cuando no están ofuscados. Enfrentarlos con la realidad, hacerles ver todo lo que pueden perder si continúan en su camino de ofensas. Juegos tales como “Crueldad” (ver apartado de Juegos que enseñan) pueden contribuir a aclarar la participación e importancia de cada uno. “Telaraña” (ver el capítulo citado) les puede afirmar el sentido de pertenencia al grupo. Muchas veces la razón de molestar o herir a otros es porque desean ocupar ese lugar o tener alguna de las características del otro. También al llegar a cierta edad en que empiezan a sentirse atraídos por el sexo opuesto pueden ser movidos a llamar la atención de esa manera, pues no saben hacerlo de otra.
Como educadores debemos estar muy atentos a las causas del comportamiento de quienes tenemos a cargo. Puede suceder que sea algo transitorio, como un problema en el hogar, o algo permanente que se ha hecho parte del carácter del niño. Si hemos entendido que debemos relacionarnos con la familia adecuadamente, quizás podamos buscar junto con ella una solución.
He encontrado muchas veces que el educador tiene temor de imponer reglas para no correr el riesgo de perder un alumno. Pero la experiencia me dice que si no ponemos límites, le perdemos de todos modos, y aún peor, perdemos a otros niños que se sienten agredidos. Recojo las palabras del reconocido James Dobson en su libro “Atrévete a disciplinar” cuando dice: “¿Cómo enseñarles respeto a Dios si permiten que el caos reine en su casa? Cuando un niño molesta, perturba y altera el orden en una clase de Escuela Dominical, hay que llamarlo aparte y exhortarlo con firmeza… Es imposible aprender nada en un ambiente de desorden, sea en el hogar, la escuela o la iglesia. Una actitud permisiva hacia la anarquía del grupo es la mejor forma de garantizar el fracaso de todos nuestros objetivos”. Claro que el educador tratará de emplear primeramente todos los métodos persuasivos para tratar de llegar al corazón del niño, lo cual creo muy probable si acompañamos nuestras actitudes con oración y amor.

ANTE EL NIÑO TÍMIDO
Suele suceder que nos encontremos con un niño afectado de un sentimiento de timidez. Ese sentimiento puede ocasionar varios efectos: dificultad para expresarse, incapacidad para permitir que lleguen a su corazón, retraimiento, aparente indiferencia. El niño tímido generalmente por temor a ser herido, crea una coraza a su alrededor. Recuerdo haber padecido este mal durante los años de mi infancia y adolescencia, y es muy triste estar pensando ¿cómo me verán? ¿me aceptarán o se reirán si hago esto o aquello? La timidez puede llegar a paralizarnos aún físicamente. Si el niño tímido se encuentra frente a un adulto que no lo comprende, o que lo expone frente a otros o a situaciones difíciles, seguramente agravará su problema y no contribuirá en nada a facilitar la relación niño-adulto, ni al acercamiento al Señor Jesús, que es nuestro objetivo final. Es conveniente tener sumo cuidado y delicadeza en el trato con un tímido, pues suele ser afectado por nuestras palabras o acciones en un mayor grado que el común de los niños. Al ser más sensible, no es recomendable llamarle por apodos o características físicas, por ejemplo “gordito”, “pecoso” o similares, pues no sabemos si le agrada o no. Tampoco debemos exponerlo a actividades en las que deba ser el centro de atención. El niño necesita fortalecer su autoestima, pues la timidez es causada por inseguridad en sí mismo, pero es un tema a largo trato, o sea, no esperemos que lo supere de un día para otro, respetando sus tiempos y haciéndole saber que puede confiar permanentemente en nosotros, y sobre todo, en Dios. Hacia ese punto debemos apuntar nuestras enseñanzas y prácticas con él.
  

BOSQUEJOS DE LECCIONES

TEMA 1: EL FRUTO DEL ESPÍRITU
Objetivos: a) Que logren en su vida buenos frutos.
                 b) Que vean la diferencia entre los buenos y los malos frutos.
Edad sugerida: 9 – 12 años.
Materiales: – Una manzana buena y otra en mal estado.
– Una buena pintura y otra desagradable.
        Desarrollo: Llevar dos árboles recortados en papel embalaje o similar y formas de frutos en papeles de colores en los que se lea: amargura, ira, enojo, ayuda, perdón, amor, etc. Ir clasificando con ellos los frutos que creemos buenos y los malos y ubicándolos en diferentes árboles. Concluir frente a ellos que nunca se es tan bueno o tan malo enteramente, pero debemos tender a uno de ellos como meta.
 Conclusión: a) Leer Gálatas 5.
                     b) Orar pidiendo ayuda a Dios.
                            c) Proponer anotar lo bueno y lo malo durante la semana.
                            d) Cantar coros que hablen del tema.

 TEMA 2: LOS ISRAELITAS CRUZAN EL MAR ROJO
 Objetivos: a) Lograr que los niños aumenten su fe en medio de los problemas.
                         b) Tomar conciencia del amor de Dios por sus hijos.
 Edad sugerida: 5 – 8 años.
 Materiales: Soldaditos de juguete. Papel celeste.
 Desarrollo: Frente a los soldaditos de juguete, los niños comienzan a jugar, primero libremente y luego se les propondrá armar un éxodo hacia una tierra al otro lado del mar, representado por el papel celeste. Nos habremos reservado previamente soldados para que otros niños manejen en este momento, pidiéndoles que persigan al ejército en marcha. Cuando la situación es crítica para este grupo (los que marchan), el maestro toma las riendas del juego y explica que una vez se dio una situación similar, con la diferencia que el primer grupo no eran soldados sino un pueblo con hombres, mujeres y niños. Remitirnos a la historia bíblica de Éxodo 14.
 Conclusión: a) Resaltar el poder y el amor de Dios por sus hijos.
                     b) Frente a problemas que parecen de imposible solución, la mano de        
                                Dios siempre tiene la respuesta.
                           c) Orar por situaciones concretas que cada niño presente como difícil
                               en su vida.
 

 TEMA 3: LOS CINCO SENTIDOS EN LA BIBLIA
 Objetivo: Acercar la Palabra de Dios a la vida diaria.
 Edad sugerida: 5 – 8 años.
Material: Perfume, trozo de tela, caramelo, silbato, lámina a color.
Desarrollo: Cinco niños intentarán descubrir qué artículo tienen frente a sí,
pidiéndoles a modo de juego, que lo hagan primero con el sentido que no  corresponde. Reconocer y anotar luego el nombre de los sentidos correctos, a saber: vista, oído, gusto, tacto, olfato.
 Procedemos a que un niño por vez lea un verso de la Biblia y descubra con qué sentido de los anotados se relaciona. Simultáneamente vamos completando el siguiente cuadro:

Conclusión: Todos nuestros sentidos deben estar enfocados en Cristo. Invitación 
                     a ejercitarlos.

TEMA 4: LOS LIBROS DE LA BIBLIA
Objetivo: Lograr que el niño conozca los libros de la Biblia y su clasificación según pertenezcan al Antiguo o al Nuevo Testamento, con su nombre correcto y mensaje central.
Edad sugerida: 9 – 12 años.
Materiales: Distintas versiones de Biblias. Sesenta y seis librillo elaborados previamente en cartulina, goma eva o material similar (se sugiere de 8 cm de alto y 1 cm de lomo). Etiquetas con nombre de los libros. Papeles con la inscripción del verso clave, y otros con el nombre del autor.
Desarrollo: Partimos de la observación de distintas versiones de la Biblia, en cuanto a tapa, tamaño, expresiones, años de editadas, etc. Observación del índice. Explicación de la división entre A.T. y N.T.  Cantidad de libros de cada uno y en total. Presentación y entrega del material elaborado previamente. Cada niño irá colocando en el lomo una etiqueta con el nombre del libro bíblico que corresponda. En su interior, otro niño colocará con adhesivo el papel que contiene el autor, y otro el verso clave correspondiente. Se irá comentando brevemente sobre cada libro.
Como culminación, quedará formada una hermosa biblioteca que los alumnos podrán exhibir en alguna vitrina o biblioteca de la iglesia.
Conclusión: Reconocer el enorme tesoro que tenemos en la Biblia, de literatura, historia, ciencia, etc. inspirado por el Espíritu Santo y a nuestra disposición.
Observación: Esta actividad deberá completarse en las clases que sean necesarias, según el número de niños y el interés demostrado.

TEMA 5: LOS DERECHOS DEL NIÑO
Objetivo: Tener una clara visión del interés y del amor de Dios por ellos.
Edad sugerida: 9 – 12 años.
Materiales: Pizarra, marcador, Biblia.
Desarrollo: Conversar sobre un tema siempre actual: los derechos del niño. Reflexionar sobre por qué ellos creen necesario que existan esos derechos, y cuáles conocen. A medida que los niños mencionen esos derechos, ir anotándolos en una pizarra, por ejemplo:
  
– Derecho al nombre y a la nacionalidad.
– Derecho a la vida.
– Derecho a la salud.
– Derecho a la alimentación.
– Derecho a tener una familia.
– Derecho a la educación.
Comparar cada derecho con temas bíblicos, en base a los versículos sugeridos:
– Ser hijo de Dios: Juan 1:12
– Tener vida abundante: Juan 10:10
– Ser sanado por Dios: Éxodo 15:26
– Alimentarme de la Palabra de Dios: Mateo 4:4
– Gozar con la familia cristiana: 1 Juan 4:21
– Conocer más a Dios: 2 Pedro 3:18
Conclusión: Nuestro derechos provienen de Dios mismo, quien quiere que seamos plenamente felices. Reconocer que las leyes de los hombres tienen su inspiración en la ley divina.
TEMA 6: ACTUALIDADES
Objetivo: Que los niños comprendan que Dios es una realidad presente y que actúa de diferentes maneras y en diferentes realidades.
Edad sugerida: 9 – 12 años.
Material: Recortes de periódicos, diarios, revistas y similares, donde aparezcan testimonios de exdrogadictos, deportistas, acciones sociales realizadas por cristianos, acontecimientos especiales y demás temas donde se destaque la vida de algún cristiano o congregación.
Desarrollo: Se divide el grupo en subgrupos de unos cuatro componentes cada uno. Se le entrega un material diferente a cada grupo, con la indicación de leerlo en conjunto y luego deliberar la mejor manera de presentarlo al resto de los grupos. Realizar la puesta en común, donde cada equipo presentará, relatará o dramatizará el artículo leído. Se extraen las conclusiones que se anotan sintéticamente en una pizarra. Puede elegirse en forma conjunta un verso bíblico que se aplique a las situaciones analizadas.

TEMA 7: EL CUERPO DE CRISTO
Objetivos:
• Lograr que el niño comprenda que es parte integrante del cuerpo de Cristo.
• Que cada niño visualice la importancia que él tiene, de modo tal que Cristo lo considera parte de sí mismo.
Edad sugerida: 9 – 12 años.
Material: Manual y láminas de anatomía humana. Descripción gráfica de órganos del cuerpo humano. Fotos de personas en distintas actividades placenteras: deportes, comidas, risas, etc.
Desarrollo: Presentación de láminas, permitiendo que los niños conversen sobre ellas. Inducirlos a nombrar distintos órganos o partes del cuerpo humano. De cada órgano mencionado se dirá su función y la dificultad que experimentaríamos su careciéramos de él. Comentar algunos de los siguientes versículos bíblicos: Romanos 12:5; Colosenses 1:17-18; 1 Corintios 12: 14-25; 1 Corintios 12: 26-31.
Conclusiones:
• Reconocer frente a la Palabra de Dios que todos somos importantes frente a él.
• Pedir a Dios que cada uno pueda cumplir la función que tiene asignada por Él en la iglesia.

TEMA 8: ¿QUÉ ES LA PALABRA DE DIOS?
Objetivo: Lograr que los niños comprendan la cercanía, veracidad y sabiduría de la Palabra de Dios, a través de materiales concretos.
Edad sugerida: 9 – 12 años.
Materiales: Una lámpara, un espejo, una espada o cuchilla, un mapa, una Biblia.
Desarrollo: Presentar dos cajas idénticas en color, forma, tamaño, forro, etc. Permitir que los niños anticipen el contenido de las mismas, dando solamente la pista “las dos cajas contienen lo mismo”. Los niños tomarán el peso, moverán, escucharán sonidos, etc. Seguramente afirmarán que el contenido no es el mismo (una contiene una Biblia y la otra contiene todos los materiales antes mencionados). Cuando se agoten o casi todas las hipótesis, abrimos la caja que contiene más elementos: los describimos y vemos para qué sirven. Procedemos a abrir la segunda caja, la que contiene la Biblia. Ellos dirán que la pista que les dimos fue falsa: no es lo mismo el contenido de una que de otra caja. Comenzaremos a buscar en la Biblia los versículos que nos indica que la Palabra de Dios es lámpara, espejo, espada, mapa o guía para nuestra vida. Ver versículos de Salmo 119: 105; Santiago 1:23; Efesios 6:17; Salmo 139:34.
Conclusión: Las dos cajas contienen simbólicamente lo mismo.
Ejercitación:
 Completa el anagrama:
    _ _ P _ _ _
                                     _ _ _ A _ _
                                              L _ _
                                     _ _ _ A _ _ _
                                     _ _ _ B _ _ _ _
                                     _ _ _ R _ _
                                           _ A _ _
Claves:
– La Palabra se considera como un . . . . . . . . . . en el que se ve el rostro natural. Santiago 1:23
– “Tomad la . . . . . . . . . del Espíritu que es la Palabra de Dios” Efesios 6:17
– “La enseñanza es . . . . . . . . “ Proverbios 6:23
– Lo que es a los pies la Palabra de Dios. Salmo 119:105
– “Es . . . . . . . . . a mi camino” Salmo 119:105
– Según Salmo 139:34 nos guía en el camino . . . . . . . . .
– Por ser una guía se la compara con un . . . . . . . . . . .

 

JUEGOS QUE ENSEÑAN

  El juego es una parte muy importante en la vida del niño. Tanto así, que para ellos es una ocupación no un pasatiempo. Nosotros vemos esa faceta de deleite del niño, y tratamos de convertirla en algo provechoso didácticamente. Si el chico cree que está jugando solamente, se volcará totalmente a esa actividad, sin reservas, y cuando le damos la aplicación a la vida cotidiana, la entenderá más fácilmente. Le quedará “grabado” en su mente con más fuerza si el conocimiento lo obtuvo a través de una actividad placentera. Por esta razón es que decidimos incluir aquí algunos ejemplos de juegos que, guiados didácticamente, pueden darnos muy buen resultado como educadores y seguramente a los chicos les encantará.

CRUELDAD
 Este juego es conocido en los ambientes de recreación o campamentos, pero con algunas modificaciones nos ilustrará muy claramente el versículo bíblico de Lucas 6:31 “Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes”.
   Dispuestos en ronda todos los integrantes del grupo, se proveerá a cada uno de lápiz y papel y se les dará la orden de anotar en el mismo una prueba o “prenda” para que realice el compañero de su izquierda. Como el juego se llama “Crueldad”, procuraremos que la acción a realizar sea difícil o cómica. Luego de concederles un tiempo para pensar y anotar su crueldad, recogemos los papeles. Una vez éstos en nuestro poder, comunicamos la decisión que hemos tomado de compartir nosotros también el juego, y por lo tanto (como ya acabó el tiempo para escribir) nuestra crueldad será cambiar los papeles, retrocediendo un lugar a cada uno, de modo tal que le corresponderá realizar la prueba a aquel que la escribió. Así pues, la crueldad pensada para el compañero, se vuelve contra ellos mismos. Acto seguido se realizan las prendas, las que se cumplirán seguramente en un ambiente jocoso.
   Luego de culminada la actividad, se presenta el versículo de Lucas 6:31 y juntos reflexionamos sobre él, viendo la aplicación en este juego, pero avanzando luego a otras situaciones experimentadas por los niños. Este espacio se convertirá así en uno propicio para “ponerse al día” si se ha ofendido a algún compañero o para entender simplemente cómo debemos tratar a nuestros semejantes.
   Finalizar con oración.
 TELARAÑA
   El objetivo de este juego es acercar a cada integrante a sus compañeros a través de un mayor conocimiento del otro. De este modo el niño se sentirá partícipe de el grupo. Otro objetivo importante es comprender que todas las acciones influyen en los demás.
   Sentados en ronda, un integrante del grupo tomará un ovillo de lana en su mano. Lo lanza a un compañero, sin importar su posición en la ronda, pero manteniendo en su mano el extremo del ovillo. A ese compañero le formulará una pregunta a fin de conocerle mejor. Luego de dar respuesta a la pregunta, lanza a otro el ovillo, sin soltar la lana, formulando a su vez una pregunta. Este procedimiento se realizará tantas veces como integrantes tenga el grupo. Se irá formando así una verdadera telaraña, que unirá a los integrantes del grupo a través de la línea de lana.
Aplicación:
• Al finalizar la actividad, se procurará que los niños adviertan el progreso obtenido en el conocimiento del otro.
• Moviendo cada uno de su lana, observarán que ese movimiento influye en los demás. Así nuestras actitudes influyen en los otros.
• Con las líneas tensas, oraremos unos por otros.

EL RETRATO
Cada día se tomará un alumno para retratar. Se pondrá a éste  de perfil contra una superficie luminosa (lámpara, vidrio de una ventana) y con un marcador se copiará la silueta de su rostro en un papel transparente. Luego los compañeros anotarán uno por uno, una cualidad que quieran destacar de él.
Variantes:
• Puede hacerse ocupando toda la hora de clase, tomando a todos los alumnos.
• Puede reiterarse cada 3 o 4 meses y ver la evolución en la personalidad de cada niño y en la opinión de los demás.
• Se puede completar la identificación marcando en la misma hoja la huella digital de cada niño, haciendo notar que cada huella es distinta a otra, única e irrepetible, tal como Dios nos creó a nosotros. Por lo tanto no debemos esperar que los demás sean iguales a nosotros.

EL SALVADOR
   En un grupo sólo uno es el “salvador”. A quien el salvador vaya tocando irá salvando, pero la condición es que no sea tocado por ningún manchado.
Disposición:    
                             X     X     X     X     X     X
 
                                                         S

                                     X     X     X     X     X     X

 Cada uno tratará de llegar a la meta que es la valla contraria. El salvador tratará de tocar la mayor cantidad de niños posibles. Los niños tocados se le unirán de la mano para ayudarle en la tarea de “salvar” a más niños. Si alguien se suelta de la mano, por accidente o decisión propia, pasa a ser el Manchador y a quien éste toque queda fuera de juego. Nadie querrá ser el Manchador (el malo de la película) por lo que nadie deberá soltarse de la mano de su salvador. Luego de jugar varias veces se hará notar la similitud con la enseñanza bíblica:
• Sólo hay un Salvador.
• Podemos haber muchos colaboradores en su obra.
• El que se aleja del Salvador no llega a la meta y puede hacer perder a muchos otros.

PASAPALABRA
Es un juego que se aplica mucho a campamentos o retiros, donde el niño y el adulto tienen tiempo para compartir sin apuros. Una recomendación al aplicador del juego, es establecer previamente que se trata de un entretenimiento y que no es a fin de medir el grado de conocimiento de los participantes.
Se forman grupos de no más de 5 participantes. Cada grupo extrae o dice una letra, y el aplicador comienza a dar las pistas, adjudicando un puntaje a saber: una pista, 10 puntos; si no aciertan la respuesta se les da la segunda pista, que acreditará 5 puntos; la tercera pista si es necesaria, llevará un valor de 2 puntos; no acierto será 0 punto. Se llevará control a la vista de los sucesivos puntajes a medida que el juego se va desarrollando.
El ejemplo que vamos a poner, trata sobre personajes de la Biblia, pero puede versar sobre cualquier tema relacionado.
A – 1) Contrajo enlace con Elizabeth, hermana de un príncipe de la tribu de Judá (Éx 6:23, 1 Cr 2:10)
       2) De ese matrimonio nacieron Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar.
       3) Hermano de Moisés y su vocero (Éx 6:20)

B – 1) Su nombre significa “hijo de consolación” (Hch 4:36)
      2) Vendió su propiedad y dio el dinero a los apóstoles. Hch 4:37
      3) Colaborador de Pablo, trabajó en Antioquía y en el primer viaje misionero
          de Pablo (Hch. 11:22-26 y Hch. 13 y 14)

C) – 1) Su nombre completo era Publius Sulpicius Quirinius.
        2) Vivió en la época en que nació Jesús (Lc.2:2)
        3) Siendo gobernador, ordenó realizar un censo con el cual fue a cumplir José
            y María en días de su alumbramiento.
D) – 1) Dijo a sus amigos “Vamos nosotros también, para que muramos con él” 
            (Jn 11:16)
        2) Estaban siete discípulos juntos cuando les apareció Jesús (Jn 21:2)
        3) Sobrenombre de Tomás (Jn 21:2; 11:6; 20:24)

E) – 1) Creyente santo, habitante de Lida (Hch 9:32)
        2) Padecía una enfermedad (Hch 9:33)
        3) Fue sanado por Pedro (Hch 9:34)

F) – 1) Convertido al evangelio en Colosas.
        2) Hombre cuyo criado o esclavo se llamaba Enésimo. (Fil 1:8-12)
        3) El apóstol Pablo le escribió una carta que ahora es uno de los libros del
            Nuevo Testamento (Fil 1:1)

G) – 1) Fariseo, doctor de la ley, admirado por todo el pueblo judío (Hch 5:34)
        2) Logró que el concilio pusiera en libertad a Pedro y Juan, luego de ser
            Azotados (Hch 5:40)
        3) Maestro de Pablo (Hch 22:3)
Se puede continuar así con todas las letras que se deseen.

SOLUCIÓN:
A – Aarón
B –  Bernabé
C – Cirenio
D – Dídimo
E – Eneas
F – Filemón
G – Gamaliel

EVALUACIÓN

Modalidad: OPCIÓN MÚLTIPLE.

1- ¿Qué dice el texto de Juan 14:26?
a) Dios es amor.
b) Él os enseñará todas las cosas.
c) Somos más que vencedores.
d) Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
e) Id por todo el mundo y predicad el evangelio.

2- ¿Cuál de las tierras mencionadas en la parábola del sembrador representa el corazón de un niño?
a) El camino.
b) Los pedregales.
c) Zarzas y espinos.
d) Aguas frescas.
e) La buena tierra.

3- ¿Cuál opción no es correcta como motivación para trabajar entre los niños?
a) Jesús nos dio el ejemplo.
b) Es un mandamiento.
c) Me ayuda en mi autoestima.
d) Tenemos quien nos ayude.
e) Son vidas salvadas.

4- ¿Cuál es el vocablo que corresponde en la cita de 1 Samuel 12:23?
   “Que el Señor me libre de pecar contra Él, dejando de … por ustedes”
a) trabajar
b) rogar
c) enseñar
d) pensar
e) sufrir

5- Según el plazo a cumplirse, los objetivos deben ser:
a) corto, mediano y largo plazo
b) definidos e indefinidos
c) concretos
d) programados específicamente
e) continuos o discontinuos.

6- Un dato que no puede faltar en la ficha de identificación del alumno es:
a) documento de identidad
b) nombre de los padres
c) colegio al que concurre
d) nombre y apellido
e) si entregó su vida a Cristo

7) Según Piaget, la inteligencia intuitiva ocupa las edades:
a) de 0 a 1 año
b) de 1 a 3 años
c) de 3 a 7 años
d) de 7 a 12 años
e) más de 12 años

8) El estadio que coincide con la escolarización es el de:
a) operaciones mentales abstractas
b) reflejos hereditarios
c) inteligencia intuitiva
d) inteligencia sensorio-motriz
e) operaciones intelectuales concretas

9) Cuando nos apoyamos en lo que el niño ya sabe estamos validando:
a) afectividad
b) métodos
c) conocimientos previos
d) exposición
e) motivación

10) Se dice en general que el alumno aprende de lo que oye, ve y hace respectivamente un:
                 a)   90%, 5%, 100%
b)  25%, 25%, 25%
c)  25%, 50%, 100%
d)  5%, 40%, 90%
e)  9%, 30%, 10%.

CORRECCIÓN:  1-B;  2-E;  3-C;  4-B;  5-A;  6-D;  7-C;  8-E;  9-C;  10-D.

Autora: Zully Donínguez García

Esta entrada fue publicada en Niños y Adolescentes - Parte II. Guarda el enlace permanente.