Guerreras apartadas para Dios

-Este titulo es muy sugerente, nos habla de mujeres que salen a  la guerra a pelear por lo que creen, por lo que quieren, por lo que el Señor ha puesto en sus manos como legado para engrandecer su reino, y también nos habla de que no son mujeres comunes, son mujeres escogidas, seleccionadas por Dios, mujeres con cualidades especiales, usadas por Él para cumplir sus propósitos, son mujeres apartadas para Dios.

 -Comenzamos con la definición de dos palabras; Guerrero y apartado

 -Guerrero; El que va a la batalla y defiende con ahínco

-Apartado; significa alejarse, dedicar, consagrar, santificar, separar, Aunque también significa; Descarriar, desviar, dividir.  Vamos a Mateo 1;8 al 24

Nos enseña sobre el nacimiento de Jesús y sobre su madre; María, pero… ¿Quién es María?

Era una adolescente, elegida y apartada por el señor, para que en ella se cumpliera lo dicho por los profetas, su madre de su unigénito hijo Jesús, fue llamado por el ángel Gabriel “muy favorecida” es decir, muy tratada por el señor “Mejor que a otra mujer” fue seleccionada (Lucas 1;28)

 -Características de una guerrera apartada de Dios

 1-     La Obediencia;

-María obedeció al señor, aceptando su voluntad, sin revelarse, sin ¿Por qué?, sin miedo, cuando el ángel Gabriel le comunicó su maternidad. (Lucas 1:31)

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús

-Obedeció a José, cuando le siguió de Jerusalén a Egipto (Mateo 2;10)

 “Después que partieron ellos (los magos) he aquí un ángel del señor apareció en sueños a José y les dijo: Levántate y toma al niño y a su madre y huye a Egipto “María emprende el camino con José y el niño, sin objetar, sin quejarse, sin preguntar.

Otro ejemplo de la obediencia lo vemos (Hechos 18;2). Aquí aparece otra mujer obediente, Priscila, esposa de un judío llamado Aquila, obedeció a su esposo saliendo de Ponto, una Provincia de Asia menos, hacía Roma, allí fueron expulsados por el Emperador Claudio, cuando ordenó que todos los judíos salieron de Roma, siguiendo a su esposo, llegó tarde a Corinto, donde conocieron a Pablo.

 Estas guerreras obedecieron, y estaban sujetas primero a Dios, (Efesios 5;21) “Someteos los unos con los otros en el temor de Dios.   Y a sus maridos, (Efesios 5;22) “Las casadas estén sujetas a sus maridos, como al señor”

 2-     Preparadas en el conocimiento de la Palabra;

      Dice (Lucas 2;52) “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.

Aquí podemos inferir que si Jesús obtenía sabiduría y conocimiento, éste debía prevenir de las enseñanzas de sus padres, especialmente de María, y que ella, aunque adolescente había sido instruida en las escrituras.

(Hechos 18;26) nos muestra de nuevo a Priscila (Cuando Apolos predica en Efeso) “Y comenzó a hablar (Apolos) de nuevo en la sinagoga; Pero cuando lo oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte, y la expusieron exactamente el camino de Dios.

Vemos que ella participaba con su marido en las enseñanzas ya que poseía conocimiento de las verdades del evangelio.

Lo cual es necesario si se va a corregir a enseñar a otros. Así lo entendió Apolos, cuando ella lo instruyó en cuestiones doctrinales que desconocía (pues aunque su enseñanza era exacta, estaba incompleta) a pesar de ser una varón excelente y poderoso en las escrituras.

 3-     Valientes;

 3.1-María; Enfrentó a su época, según sus costumbres, se comprometían muy jóvenes, se presume que María era una adolescente (14 o 16 años de edad) Cuando el ángel le dice que será madre, no manifiesta miedo, ni angustia.

(Lucas 1;34) dice “Entonces maría dijo al ángel; ¿Cómo será esto? (como concebiré) pues no conozco varón? “ Solo preguntó como se efectuaría esto si no convenía varón, cabe agregar que en el A.T el castigo para la falta de castidad, era la muerte.

 -Enfrentó a  José y su posible rechazo;

-(Mateo 1;19) “ José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Es decir, en su pensamiento hubo el deseo de no querer levantar una infamia contra ella, pero dudó, de hecho, hubo el deseo de abandonarla con su “problema”

 -Enfrentó a su familia. Lucas 1;26-27

“Al sexto mes, fue enviado el ángel Gabriel…” “a una virgen, desposada, con un varón que se llamaba José, de la casa de David, y el nombre de la virgen, era María.” -Había un compromiso matrimonial con la casa de José, lo que suponía, un escándalo, y una vergüenza para su familia.

 -Enfrentó el hecho de la aceptación de su maternidad por parte de José la adopción legal de Jesús como su hijo y heredero del viaje de la casa de David.

(Mateo 1;18) “El nacimiento de Jesucristo fue así; Estando desposada María, su madre, con José, antes de que se juntasen, se haló qué había concebido del Espíritu Santo”.

 3.2 –   Si vamos a Hechos (18;24) Nos encontramos de nuevo con Priscila. “Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las escrituras” Se requiere gran valor para corregir y enseñar a un hombre como Apolos, líder entre los mensajeros de la Palabra.

 3.3 – Otro ejemplo de valentía, lo encontraremos en (Jueces 4;4) “Gobernará en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora, profetiza, mujer de Lapidot” y 4;4 “Y acostumbraba sentarse bajo la palmera de Débora, entre Rama y Bet-el, en el monte de Efraín, y los hijos de Israel subían a ella a Juicio”.

-Durante su mandato, Jabín era el rey de Canaán, y había oprimido con crueldad a Israel, durante 20 años. El capitán de su ejército se llamaba Sísara, hombre cruel y sin escrúpulos. Débora clama a Barac, jefe del ejército israelita y le recuerda lo que Dios le ha dicho.

(Jueces 4:6) “… no te ha mandado Jehová Dios de Israel, diciendo: Ve junto a tu gente en el monte de Tabor y Toma contigo 10.000hombres de la Tribu de Neftali, y de la Tribu de Zabulón” y 4:7 y yo atraeré hacía ti al arroyo de Cisón a Sísara… y lo entregaré en tus manos

Ante la actitud vacilante y cobarde de Barac de no ir a la batalla si Débora no le acompañaba, ella decidió salir también a combatir.

 4-     CENTINELAS DE SU FAMILIA;

 -Un centinela es un guardia, un vigilante en atalaya.

 María cuidó de su hijo como las madres hacían en aquellos tiempos: Lo protegía y educaba (Lucas 2:48) (El niño Jesús en el templo) “Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo ¿Porqué nos han hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia”

-Al encontrar a Jesús en el templo, disintiendo con los doctores de la ley, le reprendió del clemente el hecho de no haberles avisado, o solicitado autorización para quedarse en Jerusalén. Sin embargo, después de este reproche, volvió con ellos a Nazareth y se sujetaba a sus padres. (Lucas 2:52) María no solo le instruía en el conocimiento de la Palabra, si no que también ejercía la autoridad que le había sido dada por Dios como madre.

 Hay dos observaciones muy importantes que mas demuestran el revelante papel de las mujeres en el plan de Dios.

 En primer lugar en 1ºCorintios 16;16 Pablo habla de las personas que ayudan y trabajan “ Os ruego que os sujetéis a personas como ellos y a todos los que ayudan y trabajan”. María, Débora, Priscila así lo hicieron, el pide que nos sujetemos a persona como aquellas (independientemente si son hombre o mujeres) no como autoridad jerárquica si no como la aceptación voluntaria y consciente de los criterios de aquellos que “ayudan y trabajan” siempre y cuando estos estén sujetos, sometidos a Dios y bajo la cobertura de los pastores.

 En segundo lugar, en el campo de Débora, el señor nos muestra aquí su libertad soberana para usar a quien Él quiere para cumplir sus propósitos. Quita el honor de la victoria a un hombre que mostró ser indigno, y se lo da a ella, a Débora.

 Ahora, examínate; respóndete estas interrogantes con sinceridad

-¿Soy Atalaya, vigilante, guarda de mi familia, de mi hogar, de mi iglesia?

 -¿Cuido la sana doctrina?

-Pongo empeño en mi preparación en el conocimiento de la Palabra

-¿Estoy educando a mis hijos para que crezcan en sabiduría?

-¿Nos hemos apartado para consagrarnos a Dios, a nos hemos apartado para desviarnos del camino, para hacer división entre los hermanos o para descarriarnos en pos de vuestra propia mayordomía?

 El señor nos ha puesto como guerreras apartadas a su servicio, para nuestro perfeccionamiento, por lo tanto debemos avanzar hacía él.

Autora:  Leida Hernández

Esta entrada fue publicada en Estudios Bíblicos. Guarda el enlace permanente.