Bibliográfía Utilizada

-Balduino A. Andreola  –  1984 – Dinámica de Grupo – Editorial Sal Terrae

-C.  H. Spurgeon –2006– Discurso a Mis Estudiantes –Casa Bautista de Publicaciones

(Material Disponible en PDF)

-Daniel Cassany – 2005 – Describir el Escribir –Editorial Paidós

-Daniel  Cassany – 2007 – Afilar  el Lapicero – Editorial  Anagrama

-Findley B. Edge –  2005 – Metodología  Pedagógica – Casa Bautista de Publicaciones

-Findley B. Edge – 2004 – Pedagogía Fructífera – Casa Bautista de Publicaciones

-Guhtrie, Wiseman, Motyer, Stibbs – 1999 – Nuevo Comentario Bíblico – Casa Bautista

-Hayward Armstrong – 2007 – Bases para la Educación Cristiana – Casa Bautista de Publicaciones

-Kathie Reimer – 2005  – Las 1001 Maneras de Presentar la Biblia a los Niños–Broadman & Holman

-María Rita Ferrini Ríos  –   1998 – Bases Didácticas (Educación Dinámica) – Editorial Progreso

-Martha Baeglin – 2007  – Leer y Redactar–Editorial Mad

-Samuel Vila – 1990 – Manual  de Homiletica – Editorial Clie (Material Disponible en PDF)

-Tomas Hawkins – 2006 – Homilética  Práctica – Editorial  Mundo Hispano

Publicado en Guía Bibliográfica. | Comentarios desactivados en Bibliográfía Utilizada

Parábola de los Talentos: Éxito vs. Síndrome del fracaso

Esta parábola, muchas veces leída u oída, ilustra a través de los tiempos y las edades, el temor natural que anida en todo ser humano: El de no  dar la talla adecuada a las exigencias impuestas ya sean espirituales, familiares, académicas o de la índole que sea.

 Nos adentraremos juntos a examinar el sentido espiritual, porque es el énfasis puesto por el propio Señor Jesucristo, sin embargo dilucidando el problema en ésta área tan importante,  podremos desembarazar el dilema en todas las otras que pudiéramos, concientes o no, tener enmarañadas.

 Bien sabemos que en la viña del Señor, habemos de todo tipo de personas, con diversos caracteres, actitudes etc.. y podría ser que eres  de los arrojados y valientes, ya por naturaleza, si es así, no te impacientes, lee, escucha,  medita y así podrás ayudar a otros que sí, tengan éste inconveniente.

 Si observamos bien el pasaje bíblico, vemos que estos tres siervos, recibieron de parte de su Señor los talentos que, fíjate bien; “conforme a su capacidad” merecían recibir; Aquí está nuestro asidero, nuestra esperanza.  Si tienes un talento es porque eres capaz de multiplicarlo y de sacarle provecho, tienes la valía necesaria para sacar adelante aquello que han puesto en tus manos.  Aquel proyecto que te entregaron. Ese desafío que te lanzaron.

 Una vez más usaremos al pobre Moisés, que si estuviera vivo, le arderían las orejas, porque siglo tras siglo, de punta a punta del planeta, le hemos puesto de ejemplo de indecisión y de temor. Bueno, pues allá vamos de nuevo tomando como modelo al futuro líder, al futuro caudillo de las huestes de Israel, porque en aquel momento, no era más que un apocado, tímido, temeroso, tartamudeante y casi jubilado pastor de ovejas. Pero aquí no acaban las limitaciones, porque para colmo  las ovejas no eran suyas, eran de Jetro su suegro. ¡Vaya panorama, hermano, hermana! Ni siquiera era autónomo.

 Y en estas condiciones fue llamado nuestro paladín; Como es lógico, lanzó sobre el tapete todas sus desavenencias, sus limitaciones e impedimentos, ante la propuesta del Señor, de sacar a su pueblo de la esclavitud. ¡Vamos, que no había por donde aferrarse a la esperanza de que esa misión él la pudiese cumplir! Y entre excusas de parte de Moisés y reafirmaciones de apoyo de parte de Dios. Nuestro héroe se lanzó a su cometido y tú y yo sabemos cómo acaba la historia y como esto ha afectado a través de los siglos a la iglesia del Señor.

 Pues volvamos ahora a nuestros tres personajes de la parábola de los talentos, Los dos  primeros, fueron e hicieron lo que sabían y podían y triunfaron: pero el tercero, comenzó a dudar, a elucubrar toda suerte de ideas negativas y de temor.  Puso más énfasis en los nefastos resultados de su fracaso que en las posibles gratificaciones de su éxito. ¡Dios si pudiéramos apropiarnos del filtro celestial, para desechar lo malo!

 Pongamos especial atención en que éste pobre siervo, tenía la mente de un fracasado, porque antes de emprender cualquier trabajo, él ya se veía fracasado, se veía con las consecuencias del fracaso sobre su cabeza. Llamémosle a  éste mal: Síndrome del Fracaso.  Tristemente se propaga sin control y es altamente letal y contagioso; es el que produce los muertos en vida, aquellos que caminan por las calles, ocupan quizás la banca a nuestro lado en las iglesias, y ¡cuidado! Pueden estar comiendo con nosotros.

 Pero debemos ser sinceros, todos alguna que otra vez, hemos contraído éste virus, hemos incubado, desarrollado y quizás hasta mimado este sentimiento asesino, que Lugo gracias a Dios, vino alguien, o hemos oído un mensaje, un consejo, una canción o el Señor mismo nos envío su consuelo, su dulce renuevo a través de su Espíritu Santo a nuestro espíritu y nuevamente hemos remontado como las águilas y nos hemos visto capaces de emprender y lograr grandes metas.

 Lo que hundió a nuestro tercer personaje en ésta parábola, no fue el tipo de trabajo que le mandaron desempeñar, no fue el carácter del patrón, no fue el entorno hostil, no fue la crisis económica ni la familia que en ese momento pudiera haber tenido; Fu su actitud.  Se aferró desde el principio a lo negativo: Primero en la dureza del jefe a quien dice cuando fue requerido sobre su producción: “Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste” y luego se aferró  a sus más bajos sentimientos, se asió a lo más engañoso que puede producir un corazón que no confía en Dios, si no en sus propias fuerzas: El miedo, el temor, la duda, el desaliento, pero por lo menos tuvo el coraje de admitirlo diciendo: “Tuve miedo”

 Amados, Jamás seremos requeridos por Dios sobre situaciones u objetivos que para los cuales no tengamos capacidad.  Si estás con un desafío en manos, con un reto frente a ti, es porque lo puede superar, porque puedes obtener “ganancias” para el maestro y satisfacción para tu alma.  ¿Te enfrentas a un problema? ¿a un requerimiento, a una situación de peso? ¿a un trabajo, un proyecto difícil?  Pues eso es porque tienes todo a tu favor para salir victorioso.

Eso eso porque el Maestro confía en ti, como confió en Moisés, en Gedeón, cuando escondido por miedo en un lagar, le dice que es valiente, que lo necesita para un gran trabajo. Mira y observa, a través de la Biblia, uno y cientos de casos similares.  Tu nunca serás como el tercer siervo, porque tienes de tu parte al que todo lo puede, al Rey de reyes y Señor de señores, aquel en el que todo lo podemos.  Tu eres  aquel siervo al que el Señor le dirá en aquel glorioso día. “Buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor”

Publicado en Meditaciones | Comentarios desactivados en Parábola de los Talentos: Éxito vs. Síndrome del fracaso

Vacaciones

Este mes de julio que se está acabando, según nos ponen al tanto los medios de comunicación, está arrasando con todo en cuanto al clima se refiere; donde toca frío, se quedan tiesos y donde calor, nos derretimos.  Pero hay algo que julio también trae para ambos hemisferios: Las vacaciones.

 Ahora en vacaciones la mayoría de las mujeres estamos ampliando nuestras reservas de fortaleza, paciencia e imaginación, porque es como todo, con el uso, estamos reforzando nuestro arsenal, a fuerza de ejercitarlo.  Todo esto para tener bien atendidos a nuestros hijos.  De entre medio de las cotidianas y acostumbras tareas, debemos hacer malabarismos y quitar tiempo de donde no hay para no solo tenerlos cuidados si no también entretenidos, en estos meses sin colegios ni tareas.

 Conozco a muchas mujeres con y sin  hijos, agobiadas a más no poder con sus cargas, anhelando imprimir amor, paciencia y abnegación a sus actos, pero el estrés y el cansancio de sentir que no son correspondidas en sus esfuerzos, las vuelve ariscas, chillonas y en gran manera desagradables;  Eso me trae a la memoria un jocoso caso en que un matrimonio, en que ambos ya ancianos y con audífonos por no oír ya bien, se los desconectaban cuando uno de ellos comenzaba a quejarse.

 Qué no nos quepan dudas, que si nos volvemos así de quejumbrosas y rezongonas, todos a nuestro rededor, agradecerían el poder “desconectar” sus audífonos para no escucharnos, o mejor aún desconectar nuestros altavoces; Gracias a Dios que tenemos la ayuda del consolador que desde el interior nos fortalece, nos renueva y nos da el amor, la paciencia y la sabiduría necesaria para ser mujeres apreciadas y edificadoras de nuestros hogares, nuestros hijos y nuestros matrimonios.

 Tomémonos un tiempo de relax y refrigerio, a los pies del Señor, aquel que Marta escogió. ¿No e estará diciendo ahora el maestro, como dijera a María? Él sabe cuando turbados estamos de tanto afán: Comparte junto a otras hermanas, otros  hermanos que pasan iguales luchas, y que iguales victorias obtienen porque tienen el mismo Dios que nosotros. Nos sorprenderá descubrir que todo padre, toda madre pasa por casi idénticos conflictos,  y es bueno ayudarnos unos a otros, compartir las cargas para hacerlas más livianas. Busquemos a dador de Paz en la comunión de su casa.

Publicado en Meditaciones | Comentarios desactivados en Vacaciones

Polémica Parodia

La polémica que despertó hace poco la parodia de la niña pobre paraguaya, por uno de los canales españoles, dio muchísimo que hablar y más aún que criticar y condenar.  Llegó hasta la esfera política, teniendo que el mismo embajador español en Paraguay, asumir la falta de los responsables y pedir disculpas en los medios de prensa.

Muchos dicen que no le ven la gracia, que cómo pudieron imaginar los creadores de ese vídeo que hubiese podido despertar risas, que es inconcebible.  Pero parece evidente que no pretendían en ningún momento ser jocosos, si no más bien ser incisivos y mordaces, a como diera lugar, para llamar la atención sobre el programa, en éstos días que nadie piensa en nada más que en el mundial. Y lo han logrado, vaya que sí, ese ridículo vídeo ha dado la vuelta al mundo.

 Estos sucesos ponen nuevamente de relieve las necesidades que tiene todo el mundo de llamar la atención, ya sé ustedes dirán que no es manera, que para hacer una gansada de esas, mejor quedarse en el molde y no hacer nada y que más provechoso sería pasar desapercibido por discreto que estar en boca de todos por desubicado o extravagante.

 Vale, en éste caso es una cadena de televisión, aún cuando hayan tenido que pagar alguna multa, el programa cómico éste salto al conocimiento general. Ha sido una publicidad eficiente.  Pero pensemos que existen también personas anónimas que se deshacen por llamar la atención, que sin reales dotes para tal o cual cosa, se lanzan a realizarlas quedando tan mal parados que mejor les hubiera sido seguir ignorado por algunos que desestimado por todos.

 Algunos quizás solo se concentren en la mala actuación como maldad premeditada, como irresponsabilidad directa de los creadores de ese video, como programado interés de denigrar a los “sudacas” y de colocarlos de mala onda, en vísperas del partido Paraguay – España.  Vale, todo esto bien puede ser. Pero que lograron su objetivo de saltar a la palestra lo lograron.  Pero en éste caso no es un logro meritorio, porque el mal sabor de boca y la indignación, será el sello que los acompañe siempre.

He querido utilizar como plataforma éste reciente hecho para ilustrar un tema que puede que no lo tengamos presente muy a menudo, hablando en forma individual, teniendo en cuenta a los que nos rodean, ya pueden ser los mismos miembros de nuestra familia, especialmente los jóvenes o algún conocido, amigo, un miembro de nuestras iglesias. A quien vemos hacer cosas raras, sabemos que en el fondo es buena persona, pero alguna oculta rebeldía aflora de tanto en tanto, pareciendo decepcionarle a él o ella primero como ejecutante del hecho y por supuesto a los receptores también.  Porque todo acto es como una onda expansiva comienza con un pequeño circulo el cual crece, sin que podamos controlar su propagación.

 ¿Qué impulsa a nuestros hermanos, a nuestros conocidos actuar repentinamente de forma extravagante? ¿Qué llamada de auxilio está camuflando ese raro comportamiento?  Hemos oído cada historia espeluznante de jóvenes que toman decisiones alocadas, que se infiltran ellos solitos en horribles laberintos, por no haber sido capaces de pedir socorro de forma directa, de expresar en forma convencional su necesidad, de gritar: ¡Auxilio, me encuentro solo, sola, no se como afrontar ésta problema, ésta sensación de soledad y frustración!

 Que Dios nos dé sensibilidad y empatía para reconocer estas llamadas de auxilio camufladas en impertinencias, rebeldías y malas maneras. Que Dios nos de corazones sensibles, ojos espirituales para ver lo interno, lo oculto que solo el amor verdadero que fluye de la gracia de Dios puede percibir y remediar.

Publicado en Meditaciones | Comentarios desactivados en Polémica Parodia

La Dicción

La Dicción es el acto mismo de decir, es el cómo se dicen las cosas. Para una buena dicción hay que abrir bien la boca y respirar adecuadamente, de tal forma que sea en sí, la boca la que hable y no la nariz o garganta. Permitiendo a la palabra dar la claridad necesaria para ser bien entendida por la audiencia, evitando la confusión o las reacciones de “¿qué dijo?”.

La intensidad de la voz: debe ser adecuado en relación con el tamaño de la sala, la acústica de la misma y los instrumentos de amplificación presentes o no. Entonces, la intensidad de la voz que debe utilizar un conferenciante, depende de la distancia física que media entre el emisor y los receptores y de los otros factores ya mencionados. Es conveniente no hablar demasiado alto; ya que se cansa tanto el conferenciante como la audiencia. Para saber si la intensidad de la voz es adecuada, basta con observar la expresión de los oyentes mas alejados.
Un orador con voz débil, puede compensar esa desventaja con una buena articulación y con el empelo de micrófono.

El lenguaje Corporal
Los gestos
El ser humano no posee solamente el lenguaje hablado, también se hace uso del lenguaje emitido por el cuerpo; logrando enriquecer el primero y además establece un canal de comunicación más intuitivo para la audiencia permitiendo hacer sentir que realmente se esta comprometido con lo que se esta diciendo, creando así una motivación adicional para que el auditorio siga con interés el tema que se este tratando.

La mímica, el rostro es espejo del pensamiento; por tanto no de menor importancia a la hora de dirigirse y de comunicar los pensamientos a la audiencia. Incluye especialmente el movimiento de labios, cejas y boca.

Las posturas es la posición del cuerpo que se conserva durante cierto tiempo y desde luego extensión y complemento de la mímica.

Cuando se habla del gesto o lenguaje corporal en oratoria, en un sentido practico para mejorar dicha capacidad de comunicación no oral, es importante tomar en cuenta los siguientes tópicos:

El rostro y los gestos faciales
Después de la voz, el rostro es el que más poder tiene en la elocuencia y ¡qué gracia y dignidad aporta! Pero no hay que caer en la afectación, ni muecas. Cuidad con igual solicitud el movimiento de los ojos; porque si es el rostro espejo del alma, los ojos son sus interpretes. Ellos son los que expresan, en conformidad con nuestros sentimientos interiores la tristeza y la alegría.

El estilo
El estilo es muy importante dentro del lenguaje hablado ya que permite la mejor manera de expresar la personalidad particular del orador. Esa “manera personal” de expresarse al comunicar algo, se puede comparar al sistema de huellas digitales: cada persona tiene su estilo particular. Consecuentemente, cada uno debe hablar conforme con su estilo personal, sin embargo hay requisitos en cuanto al estilo, destacando las siguientes cualidades:

–  Claro:
Un discurso claro tiene mas posibilidades de comunicar un mensaje y de enseñar, persuadir o convencer. Si aspira a establecer una buena comunicación y ser comprendido, no basta con utilizar una lengua conocida; es preciso usar el lenguaje que es mejor conocido y comprendido por quienes escuchan, la claridad de expresión equivale a claridad de pensamiento, pues no es posible expresar claramente lo que se entiende en forma confusa.

Para lograr que el estilo sea claro, es necesario cumplir ciertos requisitos:

Se debe vocalizar para expresarse con nitidez, y  con simplicidad. Las palabras poco usuales son un obstáculo para la comunicación. Si es necesario utilizar términos técnicos o científicos que no son conocidos por la gente que escucha, se debe explicar el significado de tales palabras.

Preciso: Ante todo evitar el lenguaje aséptico, incoloro, lánguido; hablar sin compenetrarse o “sintiendo” lo que se esta diciendo, oculta y apaga la potencia energética del ser humano en su expresión oral.

Evitar el uso de términos demasiado intelectuales o abstractos.

No usar frases largas; se pierde fuerza.

La estructura sintáctica debe ser sencilla.

El lenguaje dinámico de la oratoria moderna debe contener los siguientes elementos:

-Frases cortas

-Vocabulario sencillo

-Sentido de lo practico

-Reflexión personal

-Variado
Muchas veces se incurre en el error de hablar mucho de los aspectos que giran alrededor del tema principal a tratar en una conferencia, lo cual hace que la audiencia se fatigue y cuando se llega al punto central ya se ha dispersado mucho la atención y se ha perdido la motivación del publico en seguir y absorber lo que se esta exponiendo.

Utilizar un estilo breve, enérgico, conciso, dirigido a la inteligencia, pero sobre todo debe apelar a los sentimientos de la audiencia.

Se puede terminar con una cita, o unos versos que resuman lo expresado o que sean invitación a la reflexión y a la acción.

Es muy importante en la conclusión. Transmitir al auditorio mensajes positivos con el fin de crear un efecto de satisfacción en el auditorio y generar a la vez actitudes de motivación y de comodidad.

DEFECTOS EN LA DICCIÓN:

Los vicios del lenguaje son formas de construcción o empleo de vocabulario inadecuados, que pueden dificultar la interpretación correcta de un escrito. Los chilenos sabemos mucho de esto, porque comparándonos con otros países americanos, tenemos pésima dicción y un débil vocabulario. Los más comunes son:

1)      Anacoluto: Es el error que consiste en apartarse del tema central o meollo de la conversación. Este vicio dilata el discurso y lo hace insustancial. En Chile decimos que la persona que comete anacoluto acostumbra a “irse por las ramas”.

2)      Ambigüedad: Es la falta de claridad. Oración con doble interpretación o comprensión. Ejemplo: En la avenida Las Condes venden pañales para “adultos desechables”.
3) Apócope: Acortar informalmente una palabra. Ejemplo: “Rodri” se compró una “bici”.

4) Arcaísmo: Frase o palabra anticuada y en desuso. Ejemplo: Me compré un “pecos bill”

5) Barbarismo: El término barbarismo tiene, según el Diccionario de la Real Academia Española, la siguientes acepciones: 1.- Vicio del lenguaje, que consiste en pronunciar o escribir mal las palabras, o en emplear vocablos impropios. 2.- Voz extranjera que reemplaza a la palabra legítima de un idioma. Abuso con vocablos extranjeros. Ejemplo: “Aprobaste el examen” (“Aprobaste el examen”). Ejemplo: El “afer” (“affaire”) me dejó “out”.
6) Cacofonía: Combinación o unión de sonidos inarmónicos y poco gratos al oído. Ejemplo: “Pamela me la molió”.  a “puteadas” frente a los demás.

7) Dequeísmo: Abuso con las palabras “de que”. Generalmente está de más la preposición de.  Ejemplo: La ciudadanía cree “de que” vamos progresando.

8 ) Eufemismo: Disfrazar con suavidad o adornos lo que se debe o puede decirse con un lenguaje directo. Ejemplo: De pronto, apareció un grupo de “mujeres de vida fácil”.

9) Folclorismo: Abusar con las expresiones típicas de un país. Ejemplo: Aquella niña hace mucho que ya “no arrastra la bolsa del pan”.

10) Genérico: Referirse a las marcas y no a los objetos que representan. Ejemplo: Llamarle Fairy a todos los detergentes.

11) Impropiedad: Cambiar el real significado de las palabras. Referirse al significado de un término usando otro significante. Ejemplo: El ladrón apareció en el momento más “álgido”.

12) Laconismo: Brevedad exagerada en las respuestas o en las expresiones en general. Tiene como consecuencia un mensaje incompleto.

13) Metaplasmo: Agregar o quitar un sonido que es propio de una palabra. Ejemplo: Ella cumplió “diciocho” años.

14) Metátesis: Cambio de lugar de un sonido en un vocablo. Modificar un sonido o letra en las palabras.
Ejemplo: La madre le dio un “peñizco” a su hijo.

15) Vulgarismo: Modificar la acentuación. Alterar la prosodia de letras, sílabas y palabras. Ejemplo: Yo jamás me “adecúo” a los problemas.

16) Neologismo: Abuso con palabras o giros nuevos o recientes en una lengua. Ejemplo: … Necesito tu “página web” o por lo menos dame tu “e-mail”.

17) No concordancia: Vicio que altera la relación correspondiente entre el género y el número. No respetar los accidentes gramaticales. Ejemplo: Ayer fuimos a casa de mi “yerna”.

18) Perífrasis: Rodeo de palabras. Decir mucho para expresar poco. Ejemplo: “Recién eran las seis de la mañana cuando los primeros rayos solares escaparon de las crestas de las montañas, luego, atravesaron los valles y llegaron con su débil calor a las cimas de los montes costeros; uno de los rayos entró con cierta impertinencia a la modesta casita y dando de lleno en el rostro del niño, lo despertó”.

19)Pleonasmo: Redundancia viciosa. Repetición innecesaria. Ejemplo: El niño se “sonó la nariz”.

20) Solecismo: Error en la sintaxis o en la conjugación verbal que le quitan pureza y exactitud a un idioma.
Ejemplo: Esperemos que no “haiga” problemas en el estadio.

21) Sonsonete: Ruido en la pronunciación. Alterar el correcto sonido de algunas consonantes
Ejemplo: “zenzazional”.

22) Muletillas: Una muletilla es una palabra o frase innecesaria que se repite mucho en la conversación, por costumbre o como apoyo al hablar: bueno, vale son ejemplos de muletillas. Por ejemplo, hay profesores que siempre terminan cada párrafo o parrafada con la misma muletilla ¿me explico?, como si no estuvieran seguros de que han expuesto claramente el tema.

Las muletillas son expresiones innecesarias, comodines, palabras abstractas. No aportan mucho significado. Estos comodines son palabras que sirven para todo, si se abusa de ellas empobrece la lengua. Son comodines, en informática que sirven para todo, pero que en el habla empobrecen la expresión.

La muletilla no está dirigida al oyente, no tiene contenido informativo directo; el oyente sólo percibe que el interlocutor no tiene claro lo que quiere decir y que necesita “apoyarse” en frases o palabras vacías de sentido, o sin sentido para poder continuar hablando.

MULETILLAS  MÁS  USUALES. El diccionario de La Real Academia de la Lengua Española la define como “voz o frase que se repite mucho por hábito”. Uno de los más extendido en nuestras reuniones es el: ¿No? Otras son: “Precisamente”, “verdaderamente”, “ciertamente”, “sencillamente”, “de cierto”, “en verdad”, “grandemente”, “oportunamente”, “maravillosamente”, “amigos míos”, “queridas almas”, “queridos hermanos”, “en vista de esto”, “en razón de lo dicho”, “¿entendéis ahora?”, “sabemos, pues”, “compréndelos”, “podemos pensar”, “podemos estar seguros”, podemos “afirmar”, “podemos creer”, “es necesario suponer”, “en conciencia”, “con toda verdad”, “con toda certeza”, “es innegable”, “lo cual”.

A veces se convierte en muletilla la repetición frecuente de un texto bíblico o de la línea de un himno. Hay predicadores que no pueden terminar un sermón sin tratar de demostrar la absoluta perdición de la insuficiencia humana por medio de la frase de Isaías: “Todas nuestras injusticias son como trapos de inmundicia”, o bien: “Pasose la siega, acabóse el verano y nosotros no hemos sido salvos.” Frases que a causa de su alto simbolismo resultan incomprensibles para el oyente nuevo y, por lo tanto, debieran evitarse,  si no hay la oportunidad de explicar la figura.

Publicado en Dicción | Comentarios desactivados en La Dicción

La Oratoria

“La oratoria es el arte de hablar con elocuencia” (RAE) Es un arte en su acepción de conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer bien algo. Es decir que puede alguno ser elocuente por naturaleza, pero debe también seguir pautas claras para lograr el objetivo anhelado.  Presentaremos las cualidades de la Oratoria:

 1- Cualidades de contenido:

 a-  Elocuencia: don o cualidad de hablar o escribir de un modo eficaz, para deleitar y convencer. Aunque no se haya nacido con éste don, se puede llegar a tenerlo a través de la práctica y siguiendo reglas de oratoria para lograr transmitir con éxito y belleza sus ideas.

b-  Sentido lógico: para convencer a un auditorio se deben presentar ideas lógicas, que tengan un veracidad  y autenticidad.

c-  Imaginación viva: si se tiene sentido lógico pero no imaginación no se puede llegar al corazón de los oyentes, se debe tener la creatividad necesaria para crear imágenes vivas que conmuevan y convenzan.

d-  Intuición profunda del alma: conocer las razones, los motivos y los resortes que mueven al hombre a actuar. Lo que da sabiduría sobre el al alma humana es la experiencia conciente, reflexiva y estudiosa, analizar nuestras comunicaciones humanas.  No estaría de más leer bastante sobre psicología, filosofía, historia, literatura, etc.  

2-  Cualidades de forma:

 a- Dicción: Voz adecuada, fuerte, armonioso y modulada.  Este aspecto también se puede mejorar, si no se tiene por naturaleza una voz con éstas caracteristicas, se recomienda buscar y realizar ejercicios de:

Impostación (Fijar la voz en las cuerdas vocales para emitir el sonido en su plenitud sin vacilación ni temblor.)

Vocalización: emitir la voz durante algunos segundos, cambiando la abertura de la boca, al pronunciar diferentes vocales.

Fortalecimiento del diafragma: ejercicios de respiración.

Solfeo vocalizado: vocalizar cantando en orden creciente y decreciente las notas musicales.

 b- Declamación: también llamada fraseo: consiste en la coordinación de variedad e intensidad de la voz según el sentido lógico de las ideas.

c- Ademán: Es el movimiento del cuerpo al pronunciar un discurso, especialmente de las manos, la cabeza, consiste en controlarlos de manera que se efectúen en forma normal y espontánea.

Publicado en Oratoria | Comentarios desactivados en La Oratoria

RETÓRICA

La Retórica es el conjunto de reglas que ayudan a estructurar el discurso, y se compone de una parte teórica y de otra práctica. Es bien sabido que un mensaje expuesto en un tono sencillo pero atractivo y ordenado es más fácil recordar y aún más fácil estar atentos oyéndolo, sin embargo un mensaje que al ser expuesto denote su falta de orden y estructura es un castigo insufrible para los  oyentes.  Recordemos que un sermón es más que un conjunto de buenas ideas.

 Ésta parte teórica, ya la hemos desarrollado dentro de la HOMILETICA que nos dirige en la buena ordenación del sermón, por ello, nos concentraremos en la parte externa del mismo, es decir elocuencia, la capacidad de hablar en público con corrección y belleza con el objeto de convencer al auditorio, de enseñar, de mover a la acción.  La estilística y los modos de elocución.

Los asistentes a los cultos a las clases bíblicas merecen de nuestra parte un sermón pensado, pulido y estéticamente agradable para ser oído.  Quizás no tengamos una voz primorosa o pulcra como la de un locutor que generalmente es nítida y limpia, pero podemos esmerarnos en limpiar nuestra dicción de frases mal hechas, palabras desacertadas y de las muletillas que afean tanto nuestras elocuciones.  Seguidamente presentaremos algunos puntos básicos a tener en cuenta para un discurso adecuado.

VELOCIDAD,  PRONUNCIACIÓN Y ENTONACIÓN

Spurgeon propuso que es necesario empezar a paso moderado y aumentar naturalmente la velocidad al hablar con mayor vehemencia: “Cuando lleguéis a alguna frase que seáis que el oyente recuerde bien, parad el ritmo del discurso y pronunciad aquella frase con calma, o da una sensación de alivio a la mente de los oyentes, sobre todo si el predicador es fogoso y ya ha hablado largo rato a gran velocidad.”

“Empieza a hablar con calma y sin levantar excesivamente la voz desde el principio.       Ya vendrá la ocasión de hablar con calor en el curso del sermón. Sin embargo, principia con aire decidido, como el que está seguro de que tiene algo importante que comunicar, y asegúrate de que el volumen de voz es suficiente para que los que están sentados en los últimos bancos puedan oír desde la primera palabra.”

Aspira profundamente en las pausas, para que la falta de aire no te obligue en los párrafos largos a apresurarte y bajar la voz.

Articula las palabras distintamente. Procura corregir los defectos de pronunciación regional. Los ingleses tienen sus propios defectos regionales. En cuanto a nosotros, podemos notar: las vocales abiertas, en los predicadores catalanes; la z en lugar le s y la falta de terminación de muchas palabras, entre los de origen andaluz. Tanto unos como otros pueden, con perseverancia y esfuerzo, lograr hablar buen español. No es excusa el origen regional del predicador para no esforzarse a tal respecto. Todos deben esforzarse en conseguir la pronunciación correcta y completa.

Acostúmbrate a poner las pausas en el lugar que les corresponde. Tanto en textos bíblicos como los propios párrafos del sermón resultan mucho más comprensibles para los oyentes si el predicador los pronuncia con las pausas adecuadas.

MULETILLAS 

En toda disertación, siempre hay un gran peligro de introducir palabras de significado vago, que se avienen a toda clase de conceptos y se llaman “muletillas”, o sea, apoyos que permitan al predicador descansar un instante para buscar las palabras que le conviene hallar. Hay personas que se hacen insoportables por el gran abuso de muletillas que usan en la misma conversación, y no menos pesado se hace el orador que cae en el hábito de usar alguna de tales muletillas con excesiva frecuencia durante la predicación. Quizás la más usual hoy día en nuestras reunión es el típico ¿no? o espiritualizándolo más el ¿amén, hermanos? No son malas, pero el oírlas cada dos o tres palabras puede llegar a ser angustiante.

Todas las palabras y frases, son correctas y útiles usadas alguna vez en el lugar que les corresponde, pero se convierten en fastidiosas muletillas tan pronto como se hace de ellas un uso abusivo. El predicador debe velar sobre sí mismo para evitar tales hábitos viciosos, y debe aun enseñar a sus miembros a evitarlos si es posible.

Publicado en Retórica | Comentarios desactivados en RETÓRICA

Disconformes consigo mismos

Ya el tener controversias con algún familiar, algún amigo o conocido  es por demás desagradable e incómodo.  Si la hostilidad fuera con quien vive bajo el mismo techo, empeora la situación porque sería imposible no dar con él o ella en los pasillos, en la cocina o en el salón y eso avivaría aún más nuestro malestar y aumentaría nuestro disgusto ¿Podemos imaginarnos entonces, tener esta contienda dentro de una misma persona? ¿Mirarse al espejo y rechazar lo que refleja, mirarse y oponerse a lo que ve, luchar, rabiar contra su mismo ser?

 Ayer nuevamente los informativos emitieron la noticia de que hoy se presentaría la marcha gay por las calles de Madrid.  Estos mostraban individuos eufóricos, semidesnudos. Eso sí, los pocos paños que llevaban encima, eran de colores llamativos  exagerados, atuendos sin ton ni son. Caos y confusión externa manifestando la interna, colores chillones, superpuestos, mezclados, telas extremadamente delgadas, pequeñas o transparentes, que dejaban ver partes que no son para pasearlas por las calles. Los excesos llevan a la ruina siempre. 

 No importa cuanto griten y se muestren felices, satisfechos y contentos, es más que seguro que sus almas gimen libertad, consuelo y amor verdadero. Mujeres en cuerpos de hombres y hombres en cuerpo de mujeres, o por lo menos es lo que ellos quieren reivindicar, que la naturaleza se ha equivocado, que un error externo, a su voluntad ha hecho el desbarajuste que ellos quieren rectificar.

 Cuando los objetivos están errados, equivocado está todo lo demás. Desacertados los medios, confundidos los planes, desvariados los sueños.  ¿Cómo puede traer todo esto felicidad? ¿Cómo puede engendrar gozo, lo que en desobediencia y en error se origina?

 Nosotros los cristianos, no estamos puestos para condenar, muy por el contrario, estamos puestos para proclamar el año de la salvación.  Ni el mismo maestro vino para condenar al mundo, si no que vino para que el mundo sea salvo por él, lo dice en Juan 3:17, seguido del versículo más repetido de todos los tiempos.  El padre nos ama, nos ama a todos ¿No dice también su palabra, que Él no quiere que ninguno se pierda? ¿Se gozará acaso nuestro corazón en aquello que el padre aborrece, o se entristecerá en lo que ama?

 Dios quiere la libertad del cautivo, Dios quiere que todo ser humano, no importa su condición ni su procedencia, experimente el milagro más grande desde la creación del mundo: La salvación.  El nuevo nacimiento, la transmutación de nuestro viejo hombre al nuevo, del condenado al libre, del muerto en vida al muerto a ésta vida de maldad.

 Mediemos hoy por esas almas que son una cosa por dentro y otra por fuera, que llevan el conflicto a cuestas donde quiera que vayan.  Que reniegan del Dios que los hizo como son, que odian a los padres que lo trajeron al mundo. Que se enemista con todo y con todos, haciendo de sus vidas un remolino de incertidumbres y desasosiego.  Intercedamos para que encuentren el único camino que les puede dar paz.

Publicado en Meditaciones | Comentarios desactivados en Disconformes consigo mismos

Estudio según Temas

EL ESTUDIO DE LA BIBLIA SEGUN SUS TEMAS

EL TEMA BIOGRAFICO.

Este puede resultar un estudio altamente provechoso e inspirador. Se ha calculado que la Biblia menciona cerca de tres mil personajes diferentes, cada uno de ellos con sus características específicas.

Quizá una de las razones por qué resulte tan fructífero este sistema, se ha debido a la verdad variedad de los personajes bíblicos. Se habla tanto de hombres como de mujeres y niños; los hay valientes y cobardes, perversos y santos; algunos alcanzaron gran renombre, otros permanecieron en la oscuridad; de algunos se narran extensas e interesantes biografías, mientras que otros prácticamente se pierden en el anonimato. Pero lo que de ellos se narra, constituye una rica fuente de conocimientos en relación con el plan de Dios para la humanidad.

1.- El nombre, lo primero que nos interesa es el nombre.

2.- Los rasgos físicos, no hay que abrigar esperanzas de encontrar mucha información a este respecto.

3.- Antepasados y descendientes, en esta sección la búsqueda tiene que ver con las características de los antepasados y los descendientes del personaje.

4.- Su niñez y juventud, aquí se estudia ya directamente la vida del individuo, buscando acontecimientos o influencias que en una forma u otra moldearon su carácter e influyeron decisivamente en la trayectoria posterior de su vida.

5.- Su ocupación Estudiemos ahora su trabajo. Encontraremos que éste encierra buen número de facetas diferentes; por ejemplo. Los lugares donde trabajo.

6.- Carácter. Lo que más importa de un hombre no es lo que hace, sino lo que es; por tanto, su carácter es un aspecto clave del estudio.

7.- Su vida espiritual. En gran parte elegimos a un personaje para estudio por las lecciones que su vida espiritual nos pueda ofrecer.

8.- Influencia en su vida. Aquí dedicaremos tiempo a la consideración de todas aquellas influencias ejercidas sobre la vida de nuestro personaje por individuos, circunstancias y fuerzas que modelaron su vida y al final jugaron un papel definitivo en sus decisiones.

9.- Su influencia sobre los demás. Los hombres no son sólo receptores pasivos de los efectos de circunstancias, fuerzas o personas, sino que voluntaria o involuntariamente también una influencia definida sobre quienes los rodean.

10.- El pecado en su vida. Parte de la experiencia espiritual del individuo es, claro está, sus luchas con el pecado.

11.- Conclusiones. Al estudiar los puntos anteriores, habremos acumulado considerablemente información sobre el personaje bajo estudio.

EL TEMA HISTORICO.

La Biblia se ha constituido en un infalible libro de historia para esos estudiosos. No fue escrita con ese fin, pero sus narraciones se han verificado a través de los siglos, encontrándoseles siempre veraces.

Para el progreso en la aplicación de este método, se recomienda un procedimiento similar al sugerido para el sintético; esto es, principiar con lo general, y avanzar paulatinamente hacia lo detallado y minucioso, en este caso, la primera área de estudio será la Biblia entera. Con esto queremos decir que debemos primero ubicarnos históricamente en relación con todo el período bíblico, antes de concentrar nuestra atención en el pasaje que específicamente nos interesa.

Una vez que contemos con el cuadro histórico general, podremos realizar un estudio más detallado. Este se puede efectuar de tres maneras principales.

Primera, dedicándonos al estudio de un periodo especifico de la historia bíblica. Por ejemplo, el tiempo de los jueces aquí es posible adentrarse en los detalles y circunstancias de este lapso de la historia de Israel. El reino de Salomón sería otra época rica en enseñanzas.

La segunda forma es estudiar la perspectiva histórica de un solo libro. La comprensión exacta de algunos de ellos, en gran parte depende de los antecedentes que poseamos sobre los eventos que allí se narran.

Por último se puede someter un solo capítulo al análisis histórico. Cuántos emocionantes descubrimientos nos esperan al estudiar en esta forma, por ejemplo, el capítulo 6 de la profecía de Isaías. Llegaremos a comprender por qué el profeta principia el capítulo aclarando: “En el año que murió el rey Uzías…”

EL TEMA PROFETICO.

Para muchos cristianos, hablar de profecía significa perder tiempo. Es importante y aun urgente, que nos entreguemos a un estudio serio de la profecía bíblica. Además, no menos que una tercera parte de la Biblia está dedicada a asuntos proféticos, de tal manera que si en verdad nos interesa llegar a conocer la Palabra de Dios, irremisiblemente nos veremos obligados a dedicar una buena parte de nuestro tiempo a ellos.

Profecía es la proclamación de la voluntad de Dios para los hombres, y en ocasiones incluye el anuncio de algún evento futuro como parte del cumplimiento de esa voluntad. La profecía no es la bola de cristal de Dios dada a los hombres para saciar su curiosidad. Es la proclamación de la voluntad de Dios para los hombres, y en ocasiones incluye el anciano de algún evento futuro como parte del cumplimiento de esa voluntad. La profecía no es la bola de cristal de Dios dada a los hombres para saciar su curiosidad. Es la proclamación de su voluntad soberana y amorosa para toda la creación, y su llamamiento a un pacto de fidelidad con el pueblo que es llamado por su nombre, y el cual está listo para seguirlo son el conocimiento previo de hacia donde le lleva. La esperanza que se ve, no es esperanza. Romanos 8:24. Hoy día, la iglesia necesita la profecía más que nunca, no para condenar a los paganos, ni para satisfacer una curiosidad necia, sino para despertar un sentimiento de insatisfacción con nuestra propia situación, y para encender los corazones tibios con una esperanza vital en el glorioso mundo futuro de Dios, el cual será dado a conocer en la aparición de nuestro Señor Cristo Jesús.

Estudiar la Biblia siguiendo este método significa la lectura repetida del libro o porción deseada. Aún cuando en la primera lectura parezca un confuso laberinto de ideas, personajes, lugares, etc., no debemos desmayar, sino seguir leyendo hasta lograr organizar su contenido.

1.- Es de gran importancia ubicarnos en el medio ambiente del profeta.

2.- Se busca también los temas principales del pasaje.

3.- La descripción de la personalidad y las características del mensajero también interesan.

4.- Durante lecturas subsecuentes anotaremos lo más posible, la cronología del pasaje profético.

5.- Ahora enfocaremos la atención sobre los individuos a quienes se dirigió el mensaje de Dios por boca del profeta.

6.- Se debe buscar también los propósitos que Dios haya tenido para enviar a su mensajero.

7.- Enseguida se debe trabajar exclusivamente en los mensajes proféticos.

8.- El siguiente paso será comparar cada mensaje con pasajes similares o paralelos en otras partes de las Escrituras.

9.- Por fin arribamos a la delicada tarea de clasificar el contenido de los distintos segmentos de la porción bajo estudio.

A.- Los pasajes proféticos y los didácticos.

B.- Los mensajes que ya se hayan cumplido, o los que aún están por cumplirse.

10.- Una vez formado un criterio sobre el mensaje de la profecía, resta solamente elaborar las conclusiones y aplicaciones personales.

EL TEMA TEOLOGICO.

La teología no es más que el estudio de las enseñanzas contenidas en la Biblia. Frecuentemente se le denomina también como la ciencia que estudia a Dios.

Se denomina ciencia a la teología porque consiste en hechos o verdades relacionadas con Dios y las cosas divinas, presentadas en forma lógica y ordenada. El vocablo religión se deriva de una palabra latina que significa ligar; en otras palabras, la religión representa aquellas actividades que ligan al hombre a Dios en cierta relación. La religión es una práctica, mientras que la teología es conocimiento. La religión y la teología deben marchar unidas de la mano en la experiencia bien equilibrada; empero en la práctica son separadas a veces, de manera que no puede ser teólogo sin ser verdaderamente religioso, y por otra parte, uno puede ser verdaderamente religioso sin poseer un conocimiento sistemático de las verdades doctrinales.

El material con el cual trabaja la teología es la Escritura. Es la Biblia la cantera de donde se desprenden las verdades gloriosas utilizadas en la construcción del edificio de la doctrina cristiana.

Si como hemos dicho antes, la Biblia es la base de la doctrina del cristianismo, es imprescindible que el cristiano, además de otros métodos practique el teológico, buscando cimentar debidamente su fe, y a fin de presentarle un fundamento sólido a sus creencias. Especialmente el pastor, el predicador, el maestro o el misionero, deben familiarizarse con esta forma de estudio, pues de ello dependerá en mucho la solidez de su predicación y enseñanza. Para estudiar la Biblia de acuerdo con este sistema, se ponen en práctica cuatro pasos definidos. Cada uno de ellos, a la vez que es progresivo, pretende llevar al estudiante a la médula doctrinal de la porción elegida.

1.- El descubrimiento. No es raro que leamos muchas veces algún pasaje bíblico sin percatarnos de que contiene profundas enseñanzas doctrinales.

2.- La comparación. La lista de enseñanzas doctrinales que hayamos compilado en el proceso anterior, servirá para iniciar la labor de confrontación entre las diferentes declaraciones del texto.

3.- La organización. Reunidas ya todas las enseñanzas doctrinales de un segmento bíblico, el siguiente paso consistirá en su organización.

4.- La interpretación. El último paso en el método teológico, consistirá en encontrar el significado de las palabras del escrito.

La manera de obtener el significado de las palabras en el pasaje, es por medio del contexto.

EL TEMA DEVOCIONAL.

Se conoce este método con el nombre de “devocional”, porque acentúa el estudio con el fin de producir la edificación de la vida espiritual del cristiano, llevándole a una experiencia más real de su conocimiento de Dios y de su entrega personal a él.

Este tipo de estudio lo podemos practicar cuando menos de cuatro diferentes maneras:

1.- Progresivo. Para un gran número de cristianos, estudiar la Biblia significa únicamente leerla progresivamente de Génesis a Apocalipsis.

2.- Práctico. Una segunda forma de realizar el estudio devocional, consiste en analizar pasajes que sean adecuados a nuestro interés o a nuestra necesidad espiritual.

3.- Pastoral. La vida cristiana no es una emoción momentánea; es un proceso que dura toda la vida.

4.- Personal. Las Escrituras serán a nuestro corazón dulces como la miel, sólo en la medida en que logremos localizar entre sus páginas a Jesucristo, el Hijo muy amado del Padre, en el cual él tiene su contentamiento.

Una vez elegida la porción que deseamos estudiar, la cual puede ser un libro, un capítulo, un párrafo o un versículo, procedemos a establecer primero la similitud entre las circunstancias en que vivían los personajes del pasaje, y las de los tiempos de Cristo.

Publicado en Estudio Según Temas, Estudios Bíblicos | Comentarios desactivados en Estudio según Temas

Métodos de Estudio

ESTUDIOS DE LA BIBLIA POR SUS METODOS

EL METODO ANALITICO.

El Método analítico es un método de investigación que segmenta un todo, fragmentándolo en sus partes o elementos para observar las causas, la naturaleza y los efectos. El análisis es la observación y examen de un hecho en particular. Es necesario conocer la naturaleza del fenómeno y objeto que se estudia para comprender su esencia. Este método nos permite conocer más del objeto de estudio, con lo cual se puede: explicar, hacer analogías, comprender mejor su comportamiento y establecer nuevas teorías.  

¿Qué significa Analizar? 

Analizar significa desintegrar, descomponer un todo en sus partes para estudiar en forma intensiva cada uno de sus elementos, así como las relaciones entre si y con el todo. La importancia del análisis reside en que para comprender la esencia de un todo hay que conocer la naturaleza de sus partes.

El análisis va de Io concreto a lo abstracto ya que mantiene el recurso de la abstracción puede separarse las partes (aislarse) del todo así como sus relaciones básicas que interesan para su estudio intensivo (una hipótesis no es un producto material, pero expresa relaciones entre fenómenos materiales; luego, es un concreto de pensamiento).

La palabra analítico tiene su origen en el término griego análisis que significa “Descomposición”. En el estudio de la Biblia quiere decir separar o desmenuzar las partes de un pasaje con el fin de arribar a la médula de su contenido. El método opuesto es el sintético, en el cual se realiza la labor contraria, esto es, se resume y compendian las enseñanzas para poseer un cuadro general y completo de una determinada porción bíblica.

El análisis de que hablamos principia con una porción entera, que en este caso invariablemente debe ser un párrafo, y nos lleva hasta la frase o pensamiento que nos interesa en particular.

La gran utilidad de este método reside en que el estudiante se ve forzado a analizar el texto bíblico, y no los comentarios sobre la Biblia; tres son los pasos principales del proceso analítico.

1.- El examen estructural Reorganización del texto
  Bíblico.
   
2.- El bosquejo del contenido Presentación sistemática
  de los pensamientos del
  Escritor.
   
3.- Las observaciones Búsqueda de enseñanzas
  Pertinentes.

El primer paso consiste entonces, en colocar en orden lógico las declaraciones del escritor, de tal manera que a simple vista podamos tener todo el desarrollo de su pensamiento en forma bien organizada. De Juan 5:1-5.

El segundo paso del análisis consiste en formular un bosquejo. Este bosquejo debe apegarse al texto lo más posible, de manera que podamos presentar en forma sistemática del pensamiento del escritor. He aquí un bosquejo del párrafo citado arriba: La victoria del creyente.

Estamos listos para proceder al tercer paso. La observación deberá girar en torno a siete preguntas fundamentales. Las respuestas a éstas constituirán el verdadero fruto del estudio analítico. Las preguntas son:

¿qué?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo?, ¿por qué?, ¿quién?, ¿para qué?.

EL METODO SINTETICO.

El método sintético es un proceso de razonamiento que tiende a reconstruir un todo, a partir de los elementos distinguidos por el análisis; se trata en consecuencia de hacer una explosión metódica y breve, en resumen. En otras palabras debemos decir que la síntesis es un procedimiento mental que tiene como meta la comprensión cabal de la esencia de lo que ya conocemos en todas sus partes y particularidades.90 

La síntesis significa reconstruís, volver a integrar las partes del todo; pero esta operación implica una superación respecto de la operación analítica, ya que no representa sólo la reconstrucción mecánica del todo, pues esto no permitirá avanzar en el conocimiento; implica Llegar a comprender la esencia del mismo, conocer sus aspectos y relaciones básicas en una perspectiva de totalidad

La síntesis va de lo abstracto a lo concreto, o sea, al reconstruir el todo en sus aspectos y relaciones esenciales permite una mayor comprensión de los elementos constituyentes. Cuando se dice que va de lo abstracto a lo concreto significa que los elementos aislados se reúnen y se obtiene un todo concreto real (por ejemplo, el agua) o un todo concreto de pensamiento (una hipótesis o ley). En otros términos,

El análisis y la síntesis se contraponen en cierto momento del proceso, pero en otro se complementan, se enriquecen; uno sin el otro no puede existir ya que ambos se encuentran articulados en todo el proceso de conocimiento.

A este sistema de estudio bíblico también se le conoce como “el método del Dr. Gray”, debido a que este célebre siervo de Dios, por muchos años decano del Instituto Bíblico Moody en Chicago, escribió un libro entero cubriendo de Génesis a Apocalipsis, basándose en tan singular método. El estudio sintético es la labor de compendiar o resumir lo más posible, un pasaje, para obtener un cuadro general, pero completo.

La piedra angular de este método es la lectura repetida de un libro de la Biblia a la vez. Durante las repetidas lecturas de un libro, se recomienda tener en mente tres distintos aspectos:

A.- El tema central del autor.

B.- El desenvolvimiento.

C.- El bosquejo del contenido.

1.- Trabajemos en el libro de Job aplicando los pasos anteriores, y observaremos la forma como se puede arribar a la comprensión fundamental de su contenido. Las primeras ocasiones que lo leamos, buscaremos su tema central. Tal vez nos parezca que ese tema pueda ser el significado de la lucha entre el bien y el mal, y sus resultados, bajo el gobierno de un Dios sabio y todo poderoso.

2.- El siguiente paso consiste en leer Job nuevamente, ahora con el tema central en mente, observando cómo el autor desenvuelve su argumento.

3.- Con el material anterior cuidadosamente anotado, estamos listos para formular un bosquejo. Como se ha podido ver hasta aquí, la organización del material bíblico es siempre un proceso fundamental e imprescindible para el estudio provechoso. El Dr. Gray bosqueja el libro Job en esta forma:

I.- El prólogo.

II.- El diálogo.

III.- Las palabras de Eliú.

IV.- Las Palabras del Todopoderoso.

V.- La respuesta de Job.

VI.- El epílogo.

Para elaborar el bosquejo resulta ser de gran ayuda tomar en cuenta la división de capítulos, párrafos y versículos ya que el estudiante necesita encontrar las unidades de pensamiento para irlos acomodando en forma organizada. Sugerencias generales para facilitar el trabajo con este método.

1.- Cada vez que se lea el libro, léase completo y de una sola vez, a fin de mantener frescos todos los detalles de su contenido.

2.- No haga uso de libros de consulta. Satúrese solo del texto bíblico, y luche porque su mente trabaje con diligencia en los descubrimientos necesarios.

3.- Cada vez que lea el libro, procure enfocar la mente en un aspecto distinto de la narración puede ser el histórico, doctrinal, geográfico o biográfico.

4.- Al leer, transpórtese mentalmente a la época, las circunstancias y el trasfondo del escritor.

EL METODO CRITICO.

La palabra crítico proviene del término griego (krino)  krino, que quiere decir juzgar. así entonces, se llama Crítica Bíblica a la ciencia que busca por medio de una detallada y cuidadosa encuesta, establecer las palabras exactas de los manuscritos, versiones y citas, y determinar la composición, fecha paternidad literaria, y valor histórico, según se encuentra juzgado por la evidencia interna. Se divide en dos clases o dramas principales: La Critica Baja, y La Critica Alta. Estas también reciben los nombres de Histórica y Textual, respectivamente como su nombre lo indica, la Crítica Textual es la que se encarga de verificar la exactitud del texto bíblico.

Hoy en día existen alrededor de 5,338 copias completas o en parte, copiadas a mano, mas cientos de copias de algunas de las primeras traducciones hechas, mas la evidencia de las citas bíblicas en los escritos de los padres de las iglesia primitiva. Sin embargo no existen dos copias que sean exactamente iguales, y mientras más grande sea el número de copias, mayor será el número de diferencias (o variantes) entre ellas.

Por lo que toca a la crítica histórica, se ocupa de trabajar empleando los resultados de la critica textual aceptando como un hecho que se posee el texto correcto, procede a confirmar las afirmaciones que el texto hace en relación con su paternidad literaria, a la fecha en que se escribió, la veracidad de su mensaje, la unidad de su estructura literaria, y declaraciones similares. Para tal efecto es preciso elegir primeramente un libro que constituya la unidad básica de estudio. Luego realizaremos el estudio investigando las siguientes áreas.

1.- Paternidad Literaria             ¿Quién fue el autor del libro?

2.- Destinatario                         ¿A quién se escribió?

3.- Lugar                                  ¿En dónde se escribió?

4.- Fecha                                  ¿Cuándo se escribió?

5.- Propósito                            ¿Cuál era el objetivo del autor?

Para establecer la paternidad literaria de un libro de la Biblia, es necesario depender de las evidencias que encontraremos dentro y fuera de él.

En ocasiones es fácil determinar el destinatario, es decir, la persona o personas a quienes se escribió el libro.

Pocos libros de la Biblia mencionan dónde fueron escritos.

Las fechas en que se escribieron los libros de la Biblia si son de importancia estratégica, ya que con frecuencia se encuentra íntimamente ligadas al problema de la paternidad literaria.

Por último, nos interesa descubrir el propósito que el autor haya tenido al escribir su libro.

EL METODO TIPOLOGICO.

Este no es para los aprendices. No recomendamos su uso cuando, apenas se comienza a conocer el contenido de la Biblia. Más bien, para ponerlo en prácticas se exige un conocimiento completa de las Escrituras.

La palabra tipológico, proviene del verbo griego tupo que significa golpear, y del término tupcoV, que quiere decir la marca de un golpe, una impresión, forma o tipo. Por lo que toca a las diversas clases de tipos, debemos mencionar seis: de Personas, de instituciones, de oficios, de acontecimientos, de acciones y de cosas.

Algunas recomendaciones fundamentales que se deben tener en cuenta para este estudio son:

1.- Estúdiense las reglas de la Hermenéutica sobre la tipología.

2.- Princípiese con los tipos más sencillos. Por ejemplo los que se hallan en Exodo 12 y 1 Corintios 5:7,8.

3.- Conserve discreción y sentido común.

4.- Recúrrase a todas las referencias bíblicas que sea posible para respaldar la interpretación de un tipo dado.

Para aquella persona que desee lanzarse de inmediato a poner en práctica este método, le podemos sugerir los siguientes temas donde encontrará abundante material de esta naturaleza: Adán como tipo de Cristo; Abraham como tipo de Dios; el sacrificio de Isaac y el sacrificio expiatorio de Cristo; José y la vida de Jesucristo.

MÉTODO DEDUCTIVO

 Cuando el asunto estudiando procede de lo general a lo particular. El maestro presenta conceptos o principios, definiciones o afirmaciones, de las cuales van siendo extraídas conclusiones y consecuencias, o se examinan casos particulares sobre la base de las afirmaciones generales presentadas. La técnica expositiva sigue, generalmente, el camino de la deducción, porque casi siempre es el profesor quien va presentando las conclusiones.

El argumento deductivo se contrapone al método inductivo, en el sentido de que se sigue un procedimiento de razonamiento inverso. En el método deductivo, se suele decir que se pasa de lo general a lo particular, de forma que partiendo de unos enunciados de carácter universal y utilizando instrumentos científicos, se infieren enunciados particulares.

MÉTODO INDUCTIVO

Publicado en Diversos Métodos de Estudio, Estudios Bíblicos | Comentarios desactivados en Métodos de Estudio