Oración y convicción

TEXTO: Marcos 11:24 «Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.»

Reflexión: A veces nuestras oraciones carecen de esta convicción. Oramos con recelo porque dudamos de si lo que pedimos está dentro de la voluntad de Dios o solo de la nuestra. ¡Qué bueno y maravilloso sería orar con esa confianza y fe!

La voluntad de Dios ¿Cómo conocerla para así orar con certeza?

El salmista clamó “Enséñame a hacer tu voluntad” (Salmos 143:10).

I- Dios nos muestra su voluntad por medio de:

A – Las escrituras:
2 Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra:
En cuanto a orar por salvación: 1 Timoteo 2:4 nos dice: «… El cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.»

En cuanto a la sanidad y liberación en Mateo 10:8 Jesús nos dice, con firmeza «Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.»

B – El Espíritu Santo.
Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. (relato de testimonio)

C – La conciencia:
Salmos 16:7-9
Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia.

La meditación y la serena introspección al analizar las situaciones que ponemos en oración arrojan luz.
Aquí cabría la famosa frase
«consultar con la almohada»

————————-

Otras citas bíblicas sobre la oración 🙏

Daniel 10:12-13. «Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido»

“Oraré con el Espíritu, mas oraré también con entendimiento” (I Corintios 14:15

** Juan 14:12-14 **
12 – De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.
13 – Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
14 – Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Responde luego de leer el pasaje de Juan.

1. ¿A quienes estan dirigidas estas palabra?
a) Al que va a una iglesia.
b) Al que se bautizó.
c) Al que cree.

2- ¿Las obras que Cristo hizo las haremos también?
a) Tal vez lo hagamos.
b) Alguna cosa se hará, tal vez un poco.
c) Haremos lo que el hizo y aún mayores.